Trayectoria y contextualización

El grupo de investigación “Cultura i Educació” nace bajo el liderazgo de Ignasi Vila, quién se incorpora a la Universitat de Girona el año 1993 procedente de la Universitat de Barcelona. Actualmente Vila es catedrático emérito de psicología evolutiva y de la educación y, conjuntamente con Moisès Esteban-Guitart, son los responsables-coordinadores del grupo de investigación.

A inicios de la década de los 90s del siglo XX, el grupo realizó diferentes investigaciones sobre educación bilingüe y adquisición de la lengua en contextos familiares bilingües a través de la participación en diferentes administraciones de Catalunya, Valencia y País Vasco. Destacar que, en estos años, las investigaciones realizadas acerca de la inmersión lingüística partían de dos premisas: es necesario que la lengua con menos presencia social a Catalunya, el catalán, sea la lengua vehicular del sistema educativo, a la vez, debe evitarse la separación de las niñas y niños por razones de lengua, principio clave de la tradición pedagógica en tiempos de la República (Serra, 1997; Vila, 1993; Vila y Siguan, 1998).

No obstante, a partir del año 2000, el grupo de investigación redefine su perspectiva respeto a la enseñanza bilingüe a causa del aumento de alumnado de origen extranjero con lenguas propias diferentes al castellano y al catalán (Serra, 2010). En este nuevo contexto, el grupo se centra en el análisis de la escolarización del alumnado extranjero y su desarrollo lingüístico. En este sentido, des del año 2004 el grupo ha participado en la evaluación del conocimiento del catalán de los alumnos extranjeros de las aulas de acogidas de educación primaria y secundaria de Catalunya (Vila, Canal, Mayans, Perera, Serra y Siqués, 2009; Vila, Siqués y Roig, 2006); asesorando a los gobiernos de Galicia y el País Vasco hasta el año 2008 en relación al trato educativo de sus lenguas oficiales, así como en la participación en el diseño de diferentes políticas públicas, en el ámbito educativo, orientadas a la inclusión y cohesión social (Besalú y Vila, 2007, Gómez Granell y Vila, 2001; Vila y Casares, 2009).

Algunos de los resultados obtenidos muestran que a niveles socioculturales similares, los resultados académicos del alumnado de origen africano son significativamente inferiores a los resultados del alumnado procedente de los países del Este, de la China o de América. La cual cosa plantea la duda que la lengua sea la única variable que pueda explicar el rendimiento escolar del alumnado de origen extranjero (Oller y Vila, 2012). Es más, la evaluación realizada en las aulas de acogida en Catalunya muestra que de las diferentes variables analizadas (conocimiento del catalán, nivel de adaptación escolar, escolarización previa, lengua inicial, edad, año de llegada, número de horas a la semana de soporte lingüístico), la variable adaptación escolar (conocimiento y confianza con el medio escolar, convivencia y relación con los adultos y los iguales) es la que más modifica la probabilidad del alumnado de superar diferentes pruebas de competencia lingüística (Siqués, Perera y Vila, 2012)

Estos resultados nos plantearon las relaciones de continuidad y discontinuidad entre la escuela y el entorno social, concretamente las relaciones familia-escuela, para comprender algunas de las características de la escolarización del alumnado de origen extranjero (Esteban-Guitart y Vila, 2013; Vila y Esteban-Guitart, 2017). Las nociones de “sentido”, “reconocimiento”, “experiencias de aprendizaje dentro y fuera de la escuela”, “lazos de confianza mutua” entre la escuela, las familias y el entorno social pasan a ocupar gran protagonismo de nuestros trabajos des del año 2010.

En este periodo se participa en la elaboración del Pacte per a la Infància de Catalunya, traducido en el Pla d’Atenció Integral de la Infància i l’Adolescència 2014-2017, subyacente a trabajos empíricos a partir de convenios específicos con instituciones como el Ayuntamiento de Barcelona o el Ayuntamiento de Figueres. También en estos años se participa en programas de formación dirigidos a personal técnico y a profesionales de centros educativos de 0 a 3 años de la Comunidad de Cantabria (Consejería de Empleo y Bienestar Social, Gobierno de Cantabria), así como en el diseño y evaluación del programa “Créixer amb tu” destinado a todas las familias de Catalunya con criaturas de 0 a 3 años. Programa encargado por el Departament de Benestar i Famílies de la Generalitat de Catalunya (Vila, Oller y Esteban-Guitart, 2005). Otras intervenciones educativas destinadas, directa o indirectamente, a las familias son el programa “Teixint Cultures. Contes bilingües d’arreu del món” (Oller y Vila, 2011; Vila, Besalú, Esteban-Guitart, Serra, Oller y Siqués, 2014) y la aproximación investigación acción: “Fons de coneixement i d’identitat” (Esteban-Guitart, 2016; Esteban-Guitart y Vila, 2013), aplicado en escuelas públicas, el caso de la escuela Camins de Banyoles (Llopart, 2017), así como centros abiertos, por ejemplo en el contexto del barrio de Ciutat Meridiana de Barcelona (Subero y Esteban-Guitart, 2017).

Mención especial a las investigaciones lideradas por Víctor López-Ros acerca de los procesos de enseñanza y aprendizaje de la actividad física y el deporte. En este sentido, des del año 2000 los trabajos se centran el estudio de los mecanismos de influencia educativa en el ámbito de la educación física y del deporte (Llobet-Martí, López-Ros i Vila, 2017; Llobet-Martí, López-Ros, Barrera-Gómez i Comino-Ruiz, 2016). Es importante destacar la transferencia de esta línea de trabajo en el marco de la Càtedra d’Esport i Educació Física-Centre d’Estudis Olímpics de la Universitat de Girona dirigida por Víctor López-Ros, así como el trabajo conjunto con administraciones públicas como la participación López-Ros en la comisión de trabajo de la segunda línea de trabajo del Pla Estratègic de l’Esport Escolar que lidera la Secretaria General de l’Esport, o los convenios con la Diputació de Girona, el ayuntamiento de Banyoles, la Fundació EUSES y el Consell Esportiu de l’Alt Empordà.

Los resultados empíricos obtenidos de los diferentes proyectos y convenios de los últimos años nos han permitido establecer tres conclusiones que constituyen las coordenadas a partir de las cuales se proyecta la presente y futura actividad investigadora. En primer lugar, la importancia de concebir la formación docente como un marco “mediado” y “mediador”. “Mediado” por el análisis de situaciones reales de práctica o experiencias propias de los docentes (Masgrau-Juanola, López-Ros, Serra-Bonet y Falgàs-Isern, 2017). “Mediador” entre la práctica educativa escolar, por una parte, y los fondos de conocimiento de las familias e identidad de los estudiantes, por otra (Subero, Vujasinovic y Esteban-Guitart, 2017).  En este sentido, el establecimiento de continuidades educativas –procesos de contextualización educativa (Llopart y Esteban-Guitart, 2017)- entre la escuelas y las prácticas, contextos de vida y experiencias de aprendizaje de los estudiantes es nuestro focus de análisis e intervención. En segundo lugar, la importancia de la actividad física y del deporte como práctica y contexto de socialización fundamentar en las formas de vida de las personas, especialmente la infancia y la adolescencia  (López-Ros y Sargatal, 2008; López-Ros, Pradas y Font, 2014). En tercer lugar, la constatación del reconocimiento y establecimiento de relaciones de confianza mutua para propiciar procesos significativos y con sentido que faciliten la implicación y el aprendizaje.